Main Page
Quran Translations
Audio Lectures
Videos
TV Channels
Q & A
Prayer Times
Mosque Locator
Links
Spanish - El Concepto de Adoración en el Islam

El Corán señala claramente el propósito por el cual Al-láh nos creo:

“No hemos creado a los Yinn y a los hombres sino para que Me adoren.” [El Corán 52:56]

El concepto de la adoración en el Islam es malinterpretado por la mayoría de la gente. Comúnmente la adoración se define en llevar acabo actos ceremoniales tales como el orar, el ayunar o el dar caridad. Sin embargo, esta interpretación limitada del concepto de la adoración solo forma parte de su significado real. La adoración en el Islam es un termino que incluye todo lo que Al-láh ama de una persona; ya sea internamente, en la forma de intenciones y pensamientos; así como externamente, en la forma de lo que se dice o hace. En otras palabras, la adoración es todo lo que uno tiene intención de hacer o decir para complacer a Al-láh. Aunque los actos ceremoniales son parte de la adoración, también incluye las creencias, actividades sociales y contribuciones personales para el bienestar de la sociedad.

Se requiere que el creyente se someta completamente a la voluntad de Al-láh. En el Corán se le ordeno al Profeta Mujammad (Paz y bendiciones sobre él):

“Di: ‘Ciertamente, mi oración, mis actos de adoración, mi vida y mi muerte son solo para Al-láh, el Sustentador de todos los mundos, en cuya divinidad nadie tiene parte: esto es lo que se me ha ordenado-y soy el primero en someterme a El.” [El Corán 6:162-163]

Si uno verdaderamente ama a Al-láh, entonces lo más preciado para uno será el llevar una vida enfocada en alcanzar Su Complacencia. Para un Musulmán devoto, el placer personal no se basa en seguir deseos mundanos, sino, que se basa en ganarse la Complacencia de Al-láh. Un creyente verdadero está conciente de la existencia de Al-láh todo el tiempo. Aun en sus momentos de soledad, está conciente que Al-láh sabe todo sobre sus asuntos. Por lo mismo, el creyente pone a lado cualquier deseo egoísta de obtener una posición social elevada, gloria o reconocimiento personal; viviendo así una vida basada en la humildad y la paciencia, con el único proposito de complacer a Al-láh. El creyente tiene la convicción completa que Al-láh le recompensara por sus buenas obras y lo hará responsable de todas sus malas acciones.

Un componente importante del concepto de la adoración es el estar concientes que la complacencia de Al-láh se gana al llevar acabo actos ceremoniales, así como también saber lidiar con la gente en nuestro entorno. En el Islam no se le da mucha importancia a los actos ceremoniales cuando estos se realizan mecánicamente sin influir en el yo interno.

“La piedad verdadera no consiste en volver el rostro hacia el este o hacia el oeste - piadoso, en verdad, es quien cree en Al-láh, en el Último Día, en los Ángeles, en la revelación y en los profetas; y gasta de lo que tiene- a pesar de su apego a ello-en sus parientes, en los huérfanos, los necesitados, los viajeros, los mendigos y en rescatar a otros de la esclavitud, es constante en la oración y paga el impuesto de purificación; y los que, cuando prometen, cumplen sus promesas, y son pacientes en la desgracia, en la adversidad y en los momentos de peligro: esos son los que han sido fieles a su palabra, y esos son los que han sido concientes de Al-láh.” [El Corán 2:177]

Las obras en el versículo, anteriormente mencionado, son obras de rectitud y son parte de la adoración. El Profeta (paz y bendiciones sobre él) nos informo respecto a la fe, que es en si la base de la adoración: la fe “esta compuesta de mas de sesenta ramas: la mas alta es el creer en que Al-láh es Uno (Ej. No hay mas dioses más que Al-láh) y la más baja, en la escala de la adoración, es el apartar los obstáculos y la suciedad del camino de las personas.” El Profeta (paz y bendiciones sobre él) dijo: “Quien se encuentre, al anochecer, cansado por su labor, Al-láh le perdonara sus pecados.” El buscar conocimiento es una de las formas más altas de la adoración. El Profeta (paz y bendiciones sobre él) dijo: “el buscar conocimiento es una obligación (religiosa) para todo Musulmán.” En otra narración dijo: “el buscar conocimiento por una hora es mejor que rezar por setenta años.”

Los buenos modales y la cooperación social forman parte de la adoración cuando se hacen con el propósito de agradar a Al-láh, así como nos dijo el Profeta (paz y bendiciones sobre él): “El recibir a tu amigo con una sonrisa es un tipo de caridad y el poner algo de agua en el balde de tu vecino en una caridad.” Vale mencionar que hasta el cumplir con nuestras obligaciones es considerado un tipo de adoración. El Profeta (pbse) nos dijo que todo lo que uno gasta en su familia es una forma de caridad. El ser bondadoso con los miembros de nuestra familia es una forma de adoración, así como poner un pedazo de comida en la boca de nuestro cónyuge; como lo informo el Profeta (pbse).

Además, hasta las acciones que nos son placenteras, cuando se hacen de acuerdo con las instrucciones Divinas son consideradas actos de adoración. Por lo cual, en el Islam, el impulso sexual no se considera un acto intrínsicamente sucio o pecaminoso; solo se considera así cuando este se lleva a cabo fuera del matrimonio. El Profeta (pbse) le informo a sus compañeros que serian recompensados hasta por tener relaciones sexuales con sus esposas. Los compañeros del Profeta quedaron atónitos y preguntaron: “¿Como vamos a ser recompensados por algo que nos gusta tanto?” El Profeta (pbse) les pregunto: “supongan que satisfacen sus deseos de una forma ilegal, ¿no creen que serán castigados por eso?” Ellos respondieron. “Si”. Entonces dijo: “pues al satisfacerlo legalmente con sus esposa se les recompensa por ello.”

Queda claro que el concepto de la adoración en el Islam es amplio. Incluye todas las actividades positivas del individuo y va de acuerdo con la naturaleza del Islam como una forma de vida. Regula la vida humana en todos los niveles: el individual, el social, el ecomonico, el político, y el espiritual. Todas las actividades son consideradas actos de adoración, si se llevan acabo con Su Guía. Debemos buscar la complacencia de Al-lah en nuestras acciones diarias, tratando siempre de hacerlas lo mejor posible, aunque nos estén observando o estemos a solas. En verdad Al-láh es el que Todo lo Sabe, Todo lo Ve y Todo lo Escucha.

El hablar primeramente sobre las formas de adoración no-ceremoniales no significa que el Islam menosprecia la importancia de los actos ceremoniales. En realidad, estos actos, si se llevan acabo de una forma pura, elevan moralmente y espiritualmente al individuo y le permiten llevar acabo todas sus actividades de acuerdo con la guía y complacencia de Al-lah.

Entre los actos ceremoniales, la Salah (el acto de rezar) ocupa una posición clave por dos razones. En primer lugar, es la marca distintiva del creyente. En segundo lugar, protege al individuo de todo tipo de abominaciones y vicios al proveerle la oportunidad de comunicarse, cinco veces al día, directamente con El Creador. Durante la Salah, el individuo no solo adora a Al-láh sino que también renueva su convenio y busca Su guía, perdón y complacencia. La Salah es la primera manifestación practica de la fe y también la condición mas importante para el éxito: Por cierto que triunfaran los creyentes que observen sus oraciones con sumisión.” [El Corán 23: 1-2] El Profeta (pbse) enfatizo: “aquellos que ofrecen su Salah con gran cuidado y puntualidad, lo encontrara una luz, una prueba de su fe y la causa de su salvación en el Día del Juicio.”

Después de la Salah, el Azaque (la caridad o limosna anual obligatoria) es otro de los pilares importantes del Islam. En el Corán la Salah y el Azaque se mencionan juntos la mayor parte del tiempo. Así como la Salah, el Azaque es una manifestación de fe que muestra que Al-láh es el dueño de todo en el universo. Los Musulmanes creen que sus riquezas son una confianza y que Al-láh espera que se de una porción de ellas a los necesitados. De este modo, el Azaque es un acto de devoción que, como la oración, acerca al creyente a su Señor. El Azaque también es una manera de distribuir la riqueza que aminora la diferencia entre las clases y grupos sociales. El Azaque también contribuye a la estabilidad social. Limpia el alma del rico del egoísmo, y el alma del pobre de las envidias y resentimientos en contra de la sociedad, cerrando así las avenidas que llevan al odio entre las clases sociales. Esta estabilidad no se basa solamente en los sentimientos personales del rico: se basa en un derecho firmemente establecido. El Azaque es un acto de adoración que beneficia la actitud del que da al remover de su corazón la avaricia y el egoísmo, remplazándolo con un sentimiento de compasión hacia la humanidad.

El Saum (el ayuno) es otro pilar del Islam que ayuda al Musulmán a limpiarse “internamente”. Por medio de esta limpieza, uno promueve lo que es bueno y rechaza lo que es malo. El glorioso Corán lo confirma. “!Oh vosotros que habéis llegado a creer! Se os ha prescrito el ayuno como se les prescribió a los que os precedieron, para que os mantengáis concientes de Al-láh.” [El Corán 2:183]. En una tradición autentica, el Profeta (pbse) informo que Al-láh dijo acerca del ayunante: “El suspende el comer, el beber y la gratificación de su pasión sexual por Mi.” Por lo cual su recompensa será de acuerdo con la bondad infinita de Al-láh. Mientras que muchos de notros tenemos comida en la mesa todos los días, ¿qué tan seguido nos ponemos a pensar en los millones de personas en el mundo que no tienen nada? El ayunar es una forma de adoración que nos hace concientes del sufrimiento de los que tienen menos que nosotros. Promoviendo así el agradecimiento y apreciación hacia Al-láh por su generosidad hacia nosotros.

Finalmente, el Jach (la peregrinación a la Casa de Al-láh en la Meca), es una forma de adoración donde se sigue el ejemplo del Profeta Abraham (paz sobre él), quien reconstruyo la primer casa para la adoración del Verdadero y Único Dios en la Meca. Musulmanes de todos los rincones del mundo, visten la misma prenda, respondiendo al llamado del Jach con una sola voy y lengua: Labbaik Al-lajumma Labbaik (¡Aquí esto, a Tu servicio oh Señor!). Uno puede aprender varias lecciones del Jach. La humildad, por ejemplo, es una de estas lecciones. Los hombres que van al Jach solo visten dos prendas blancas. Esto sirve como recordatorio de que a Al-láh no le importa la riqueza o posición social que hemos acomunado en esta vida; sino que al presentarnos ante Al-láh todos somos iguales y lo único que nos debe de importar son las buenas obras que hemos realizado. Durante el Jach se ejerce un auto-control estricto, donde no solo se respetan las cosas sagradas, sino que hasta las vidas de las plantas y los pájaros son inviolables, para que todo ser este seguro. Además queda estrictamente prohibido para el peregrino el involucrarse en cualquier tipo de disputa o pelea con cualquier persona, sin importar quien haya tenido la culpa.

Por lo cual, el concepto de adoración en el Islam, abarca todos los aspectos de la vida diaria, y forma parte central en liberar al individuo, así como a la sociedad, de la adoración de lo creado hacia la adoración del Creador de todas las cosas. Este tipo de adoración es la que la humanidad necesita desesperadamente, y es donde se encuentra la clave para nuestra salvación colectiva.

[Fuente: WAMY2 Serie en el Islam]

1 (pbse) = “paz y bendiciones sobre él”
2 Asamblea Mundial de Jóvenes Musulmanes.

 

Search

DawahUSA.com

 

Main Page
Quran Translations
Audio Lectures
Videos
TV Channels
Q & A
Prayer Times
Mosque Locator
Links